domingo, 7 de agosto de 2011

De Piedras, Poesía

Si las piedras en Amenara Puras fueron testigos en el atardecer de Castilla de unos versos de Ovidio: Aganzo, Catulo:Ortega, y Propercio:Fraile, entonces el viento con la inmediatez que le caracteriza, me trajo versos de la Extrema Llanura, donde las piedras y el horizonte poniente son la misma cosa. Aquí he querido y consentido por su autora dejar una pizca de ellos.

Pórticos de Ojivas (I) (extracto)
de Laura Díaz Santos

Cuando vuelvas la vista lejos del mar,
busca los amaneceres de piedra,
las primeras luces de la imparidad.
Recoge piedras azules de sal,
reanudad el paso a la roca oscura,
recuerda mi esencia contenida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada