domingo, 5 de junio de 2011

La guitarra: escribe y calla

Con los ojos cerrados puedo escuchar los armónicos arpegios de la guitarra que escribe y calla; es la Luz (Fernando Egozcue). Con los ojos cerrados escucho sólo de piano; recuerdos, intensos, cuerdos (Moisés Sánchez). En esta oscuridad, se oye la música contrabajo, el que al arco traspasa por completo y vibran al unísono del latir de cuerdas (Miguel Rodrigáñez) y, a escena el último, con los papeles de la mano la base del silencio; ¿cómo puede llamarse percusión, percutir, golpear? ¿Acaso las gotas de lluvia percuten cuando caen en el agua? Las manos cantan por si mismas (Martín Bruhn). Al abrir los ojos, veo saltar un violín por los aires, escucho la percusión de sus notas agudas, y nada más (Ara Malikian). En el pasaje de calma se funden entonces violín y guitarra, violín y piano, violín y contrabajo, violín y el 'joven de los cachivaches', el que canta con las manos. La bis que ofrecieron el sábado en el Teatro Zorrilla de Valladolid, por sí sóla, lleva el alma de esta singular formación.

Teatro Zorrilla 3 y 4 de junio de 2011 .| Con los ojos cerrados .| A. Malikian y F. Egozcue Quinteto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada